jueves, 4 de diciembre de 2008

El valor de la vida del hombre

Hasta donde llega mi corto entendimiento, pienso en el valor de la vida a lo largo de la historia del hombre. Veo que antes, muchos siglos atrás, la vida no se sentía con su valor individual. Uno no era uno, sino parte de otra unidad llamada raza, tribu, pueblo. Ofrecía así su vida por el colectivo, como si de un hormiguero o colmena se tratara. Se pensaba en la continuidad de aquella estructura a la que pertenecía, ya que estaba por encima de él.

El tiempo llevó a pensar en la individualdiad de cada uno de nosotros. Somos únicos y nuestra vida, la de cada hombre, vale todo el oro del mundo y más, mucho más. Sin embargo, no olvidemos que formamos parte de una sociedad. Nuestra vida no puede estar por encima de las vidas de los demás. Nuestra individualidad debe contar con la del resto de los seres humanos. No somos el criterio absoluto, el patrón para medir la realidad.

Somos únicos, pero no los únicos, únicos.

1 comentario:

Francis dijo...

Hace poco leí en una simpática camiseta (transcribo del griego): "Ho ánthropos OÚK éstin tón pantón ton metrón" (negando la frase de Protágoras): "El hombre NO es la medida de todas las cosas". Es discutible (pocas cosas hay que no lo sean), pero muy gracioso, sin duda.