viernes, 13 de marzo de 2009

Silencios

Discutíamos ayer en el Taller de Escritura de Perkeo sobre la importancia del silencio para la creación literaria. Más que el silencio exterior, lo que nos preocupaba era el silencio interior, y éste sí que es difícil de lograr. Pero simplemente el hecho de que esos jóvenes, y más que jóvenes, pues ninguno de ellos había acabado todavía el Bachillerato, se preocuparan por estas cosas, le llena a uno de esperanza.

Al revolver entre los papeles buscando algo sobre todo esto, encontramos estas certeras y profundas palabras de Ignacio Sánchez Cámara (“La vida espiritual”, Blanco y negro 605, 30 de agosto de 2003, p. 16):

“La vida del espíritu es silencio y soledad, más no egoísmo ni aislamiento. Como enseñó Ravignan ‘la soledad es la patria de los fuertes y el silencio su oración’. Pero el silencio no es sólo ausencia de palabras; es una actitud interior que puede conservarse incluso entre el ruido y la multitud. El destino de la obra intelectual son los demás hombres. Pero sólo habla con verdad a los hombres quien se recoge en el silencio y en el retiro. Así, escribe Sertillanges, ‘todas las grandes empresas han sido preparadas en el desierto”.

1 comentario:

J. Velasco dijo...

He ahí la cuestión.